12 septiembre 2006

Vuela alto

Después de la Segunda Guerra Mundial, un joven piloto inglés probaba un frágil avión monomotor en una peligrosa aventura alrededor del mundo.
Poco después de despegar de uno de los pequeños e improvisados aeródromos de la India, oyó un ruido extraño que venía de detrás de su asiento y se dio cuenta que había una rata a bordo y que, si roía la cobertura de lona, podía destruír su frágil avión.
Podía volver al aeropuerto para librarse de su incómodo, peligroso e inesperado pasajero. De repente recordó que las ratas no resisten las grandes alturas. Volando cada vez más alto, poco a poco cesaron los ruidos que ponían en peligro su viaje.

Si amenazan destruirte por envidia, calumnia o maledicencia... ¡VUELA MÁS ALTO!.
Si te critican... ¡VUELA MÁS ALTO!.
Si te hacen alguna injusticia... ¡VUELA AUN MÁS ALTO!

ACUERDATE SIEMPRE QUE LAS RATAS NO RESISTEN LAS GRANDES ALTURAS.

Deseo que hoy y siempre tengas el coraje de levantar vuelo y volar siempre alto, muy alto, con la cabeza en las nubes y los pies bien fijos en el suelo. Deseo también que cuando estés volando sepas mirar para abajo y ver que existen criaturas mucho más pequeñas que tú y cuán grande e importante eres delante de ellas; y que en esa misma proporción, también mires para arriba y veas cómo es de grandioso el cielo que te cubre y percibas el tamaño de tu pequeñez frente al Universo y al Creador.

[Ruego disculpas por no poder aportar el nombre del autor de este texto, porque realmente lo ignoro. Alguien que también desconoce esa autoría me lo ha hecho llegar por e-mail. Si alguien sabe de dónde ha salido este texto, agradeceré la información.]

6 comentarios:

IMR dijo...

Te estuve buscando el autor del texto de arriba, pero no aparece, es uno de esos anónimos que aparecen en internet, cuyo texto se difunde rápidamente, y te lo encuentras lo mismo en una página de vivencias, como en un sitio de aficionados a la aviación (no exagero, eso me ha ocurrido con este texto en concreto), pero buscando, buscando me he topado con esta canción de una tal Tamara (perdonadme mi ignorancia no sé quién será la tal Támara, sobre todo que me perdone ella, claro,pero ella tampoco debe saber quién soy yo y la perdono). La canción también dice eso de "Vuela alto", pero no sé por qué me da en la nariz,que la idea no es precisamente la misma.


Llegar a la meta cuesta,
te cuesta tanto llegar.
Y cuando ya estás en ella,
mantenerte cuesta más.

Procura no descuidarte,
ni mirar hacia detrás.
O todo lo conseguido,
te lo vuelven a quitar.

Aquí no regalan nada,
todo tiene un alto precio.
Peldaño que vas subiendo,
peldaño que hay que pagar.

Aquí hay que bailarlo todo,
sin perder jamás el paso.
Te suelen soltar la mano,
si ven que hacia abajo vas.

VUELA AMIGO, VUELA ALTO
NO SEAS GAVIOTA EN EL MAR.
VUELA AMIGO, VUELA ALTO
NO SEAS GAVIOTA EN EL MAR

LA GENTE TIRA A MATAR,
CUANDO VOLAMOS MUY BAJO.
LA GENTE TIRA A MATAR,
CUANDO VOLAMOS MUY BAJO.



Amigo aprovecha el viento,
mientras sople a tu favor.
Que el aire te lleve lejos,
cuanto más lejos mejor.

Que aquel que se queda en tierra,
lleva la parte peor.
Se te van cerrando las puertas,
te van negando el adiós.

Aquí no regalan nada,
todo tiene un alto precio.
Peldaño que vas subiendo,
peldaño que hay que pagar.

Aquí hay que bailarlo todo,
sin perder jamás el paso.
Te suelen soltar la mano,
si ven que hacia abajo vas.

VUELA AMIGO, VUELA ALTO
NO SEAS GAVIOTA EN EL MAR.
VUELA AMIGO, VUELA ALTO
NO SEAS GAVIOTA EN EL MAR

LA GENTE TIRA A MATAR,
CUANDO VOLAMOS MUY BAJO.
LA GENTE TIRA A MATAR,
CUANDO VOLAMOS MUY BAJO.

VUELA AMIGO, VUELA ALTO.

VUELA AMIGO, VUELA ALTO.

Lucia Fraga dijo...

Te he visto en elBlog de Amor.Enhorabuena por el tuyo y este cuento. Te invito a que pases por elmío, seguro que te gustará.
Un beso,
L. Fraga.

Lucia Fraga dijo...

Muchísimas gracias!!! Ya estoy leyendo sémele y me encnata,Un beso.

Amor dijo...

el que se humille será ensalzado

amor

Lucia Fraga dijo...

Hola: se te echa de menos por mi blog.
Un cariño y un abrazo muy grande.

Anónimo dijo...

siempre hay que volar alto pero cuidado con el oxigeno que te hace mirar hacia abajo,pero tu sigues con la frente en alto